¿Qué es la venopunción?

La extracción de sangre de una vena se conoce como venopunción. Los expertos continuamente hacen este procedimiento con el objetivo de realizar pruebas de laboratorio.

Se necesita una aguja adecuada para extraer la sangre. Por ello, le mencionaremos los diferentes tipos de agujas para sacar sangre:

  • Aguja de mariposa.
  • Aguja hipodérmica.
  • Catéter corto.
  • Sistemas de extracción de sangre al vacío.
  • Lanceta.
  • Aguja de venopunción.

La extracción de sangre también puede ser necesaria en algunos casos para tratar enfermedades relacionadas con la sangre o para extraer glóbulos rojos sobrantes.

En la mayoría de los casos, la venopunción se realiza en una vena pequeña, normalmente en la parte interior del codo o en el dorso de la mano. Para realizar la extracción de sangre de forma eficaz, segura e higiénica, es fundamental seguir una serie de pautas y procedimientos:

  • Debe utilizar una solución antiséptica para desinfectar la región donde se extraerá la sangre. 
  • Debe colocarse una banda elástica en la parte superior del brazo. Al ejercer presión, conseguirá que la vena se llene de sangre. 
  • La vena debe pincharse cautelosamente con la aguja. 
  • En un tubo unido a la aguja o en un recipiente hermético y refrigerado se almacenará la sangre. 
  • El vendaje del brazo puede retirarlo una vez extraída la sangre. 
  • Para detener la hemorragia, retire la aguja, cubra y ejerza presión en la zona.

A pesar de que la prueba se realiza con agujas diminutas, el paciente solamente experimenta una pequeña molestia por el pinchazo que se realiza. Posteriormente, puede haber algo de sensación punzante una vez que retira la aguja. Es crucial saber que este procedimiento puede ofrecer pistas muy valiosas sobre el estado de salud actual de cada persona.

Tipos de agujas médicas

Agujas de sutura quirúrgicas

Estas agujas se emplean para suturar diversos tejidos con hilos de sutura que pueden ser absorbibles o no.

Agujas de inyección

Las agujas de inyección suelen ser de dos tipos:

  • Hipodérmicas

Se utilizan para inyectar los medicamentos en el tejido celular subcutáneo de los pacientes. No es necesario extraer la dosis de un vial porque suelen utilizarse con jeringuillas ya preparadas. El uso de agujas hipodérmicas está permitido en centros de atención primaria, hospitales, clínicas y consultorios.

Las plumas de inyección son herramientas que permiten modificar la dosis de forma sencilla y precisa en función de las demandas individuales del paciente. Cabe mencionar que la aguja debe cambiarse después de cada uso por motivos de seguridad. Normalmente, este tipo de aguja se utiliza para inyectar anticoagulantes o insulina.

  • De inyección intravenosa

Se emplean para inyectar un medicamento líquido directamente en una vena. Para ello se crea un torniquete a 10 cm por encima del punto de inyección. En comparación con las inyecciones hipodérmicas, las inyecciones intravenosas tienen un efecto terapéutico más rápido. Además, esto reduce la posibilidad de reacciones en el tejido subcutáneo o muscular, como molestias, edema y, en las circunstancias más graves, necrosis.

Agujas de extracción

Existen dos tipos de agujas de extracción:

  • De sangre

Estas se emplean cuando se extrae sangre por el método de punción venosa. Es importante hacer un torniquete de forma que la vena sobresalga con el objetivo extraer la sangre más fácilmente.

  • Biopsias

Las agujas de biopsia, como las utilizadas para las punciones lumbares, suelen ser potentes y extremadamente finas. En este caso, la duramadre, la resistente membrana fibrosa que recubre la médula espinal, es atravesada por la aguja al introducirse profundamente en una región intervertebral de la columna lumbar. Al tomar una muestra de líquido cefalorraquídeo, este tipo de aguja se utiliza para identificar trastornos específicos, como la meningitis bacteriana. Este tipo de extracción se realiza bajo anestesia local.